martes, 18 de diciembre de 2012

El amor


Es más seguro salir a buscar aquello que deseamos, que quedarnos a esperar que algo suceda; muchas veces no intentamos algo nuevo, porque tenemos miedo, pero miedo a que?, si nuestra situación no es buena, como podríamos empeorarla?, tenemos miedo del fracaso, pero que tal que no fracasamos?, que en nuestra búsqueda encontramos el éxito!.

Ayer aprendí que todos aquellos grandes hombres, como Walt Disney, Thomas Edison, Einstein,  imaginaron, soñaros y crearon; muchos hombres y mujeres, concibieron ideas y sueños que materializaron e hicieron posible todo lo que hoy en día nos rodea, sin embargo, fueron personas iguales a ti, que se resfriaban, que sentían amor, miedo, comían, dormían, iguales a ti, simples mortales, en este mundo, con tus mismas capacidades y debilidades, entonces todos tenemos las mismas posibilidades de ser igual de creativos, igual de millonarios, igual de famosos; por qué no lo intentas?

Pero cuidado, la mente es tan poderosa, que también existieron hombres malos con gran poder de imaginación como Hitler, solo con el deseo, la convicción y la fe, podemos crear y lograr todo, en absoluto, cuando digo “todo”, es TODO.

Y es aquí, donde necesitamos “el amor”, tenemos que grabar en la mente de nuestros niños incansablemente frases, como “tu puedes”, “eres exitoso”, cuando tu niño que tal vez aun lleva pañales, se convierta en un hombre, no tendrá barreras, estará encaminado a lograr sus metas, sin mirar los obstáculos, el que tenga metas buenas o malas depende de ti, de las frases que le digas, de los gestos con que lo reprendas, de la ternura de tus caricias, todo parte del amor.

El amor, logrará que sea un hombre seguro, que se ame a sí mismo,  sin miedos, sin rencores, optimista y feliz.

Para un niño el amor es tan importante como comer, dormir, jugar; recuerda que padres tristes, crían niños tristes, siempre esfuérzate por mostrarles una sonrisa, siempre tienes motivos para ser feliz, por ejemplo si está lloviendo, disfruta  la lluvia, es placentero, sabias que cuando estas empapada, puedes pedir no uno, sino muchos deseos?, también  el sol es genial, debes saber que es positivo, colocar cuadros con imágenes con sol, en ambientes de la casa, especialmente en el cuarto de los niños, los hace buenos, no me crees??, solo pruébalo y luego hablamos; la música es buena, nada mejor que la música en el mundo y hasta los comerciales en la televisión.

La felicidad, no es una situación externa, es una decisión, hoy toma la decisión de cambiar al mundo, empieza contigo mismo, empieza con tus niños y pronto veras que con optimismo y amor todo el posible.
 

domingo, 16 de diciembre de 2012

La tristeza

Estoy triste, triste, triste, con esa sombría compañía, que camina a mi lado, súbitamente me sentí sola, vacía, y desorientada, me di cuenta de una verdad aterradora, que había ignorado, y a quien se lo cuento?, si parece que hablo sola, ya que nadie comenta nunca, no debería escribir hoy, los tristes no deberíamos escribir, tal vez los tristes no deberíamos respirar tampoco (bueno estoy exagerando un poco); lo cierto es que, yo pensé, que si mi blog, estaba en el ciberespacio unos diez años, y por año al menos una persona, cambiaba de actitud hacia el mundo, entonces transmitiría este sentimiento a sus niños, y tendríamos mejores generaciones, más a quien engaño?, a mí misma solamente, las personas que no aman a sus niños, nunca, llegaran a este blog, por qué lo harían?, que podrían buscar en un sitio como este, y aunque llegaran de pura casualidad, bajarían un bordecito y se irían, estoy triste, triste, triste muy triste.

Como puedo aportar algo al mundo?, estoy pensando en dejar de escribir y empezar a sembrar árboles, pero no me resigno hoy he visto niños tristes, cuando mi niño esta triste, yo le digo: “cuando se ha visto un niño triste?, eso no existe!!”

Dios estoy triste, si el miedo es una enfermedad, la tristeza también lo es, amigo lector, no sé, si tú tienes fe en Dios, yo bueno, la verdad sí creo, sí creo.
Y agrego en mis oraciones, algunas frases como:
“Señor, perdóname porque no sé lo que hago”
“Señor, nunca permitas que dañe a mi hijo, antes recógeme a tu lado”

Estoy segura que quitare este post, mañana, aunque la verdad ya me siento mejor. Si tienes alguna sugerencia para mí, por favor comenta, si crees que debo abandonar mi blog y empezar otra actividad también déjame tu comentario.

Les dejo un poemita, que me pone más triste todavía, aunque es bonito:

Reír llorando

Viendo a Garrit actor de la Inglaterra, el pueblo al aplaudirlo le decía, " eres el más gracioso de la Tierra, y el más feliz " y el cómico reía. Víctimas del spleen los altos lores, en sus noches más negras y pesadas, iban a ver al rey de los actores y cambiaban su spleen en carcajadas.
Una vez ante un médico famoso, llegose un hombre de mirar sombrío;
  - "Sufro" le dijo – "
un mal tan espantoso como esta palidez del rostro mío.
Nada me causa encanto ni atractivo, no me importa ni mi nombre ni mi suerte, en un eterno spleen muriendo vivo, y es mi única ilusión la de la muerte."
  - Médico: viajad y os distraeréis?
  - Tanto he viajado.
- Médico: la lectura buscad.
  - Tanto he leído.
  - Médico: que os ame una mujer.
  - Si soy amado.
- Médico: un título adquirid.
- Noble he nacido.
- Médico: pobre seréis quizá?
- Tengo riquezas.
- Médico: de lisonjas gustáis? - Tantas escucho.
- Médico: que tenéis por familia?
- Mis tristezas.
  - Médico: vais a los cementerios? - Mucho mucho.
  - Médico: de vuestra vida actual tenéis testigos?
- Si, mas no dejo que me impongan yugo, yo les llamo a los muertos mis amigos y a los vivos les llamo mis verdugos.
- Médico: me deja vuestro mal perplejo, mas no debo acobardaros, tomad por receta hoy este consejo.
 Solo viendo a Garrit podéis curaros.
- A Garrit?
- Médico: si a Garrit.
 La más remisa y austera sociedad le busca ansiosa todo aquel que le ve muere de risa tiene una gracia artística asombrosa.
- Y a mí me hará reír?
- Médico: si, os lo juro. Mas, que os inquieta?
Y así dijo el enfermo. No me curo – yo soy Garrit cambiadme la receta.

¡Cúantos hay que, cansados de la vida, enfermos de pesar, muertos de tedio, hacen reir como el autor suicida sin encontrar para su mal remedio! ¡Ay ! ¡ Cuántas veces al reír se llora!.. ¡Nadie en lo alegre de la risa fíe, porque en los seres que el dolor devora el alma llora cuando el rostro rie!
 Si se muere la fe, si huye la calma, si sólo abrojos nuestras plantas pisa lanza a la faz la tempestad del alma un relámpago triste: la sonrisa.
El carnaval del mundo engaña tanto; que las vidas son breves mascaradas; aquí aprendemos a reír con llanto y también a llorar con carcajadas.

  Juan de Dios Peza (mexicano)

No hay nada más triste que la tristeza de un niño; reflexiona, cambia, sonríele a la vida, ama.


viernes, 14 de diciembre de 2012

El espiritu de los niños

Nuestras decisiones marcan nuestras vidas, buenas o malas, son nuestras y tenemos que responsabilizarnos por sus consecuencias, todos tenemos las mismas capacidades, algunos destacan en determinados ámbitos, otros ya nacen con cualidades poco comunes y fantásticas; pausemos aquí, no empecemos a compararnos siempre habrán personas mejores y peores, algunos como quien dice “nacieron con estrella, y otros nacieron estrellados”.
 
Debes haber conocido a personas que nacieron dentro de familias acomodadas y tuvieron educación privilegiada, y también a personas que no tuvieron padres, que les toco vivir en un orfanato, o con algún familiar poco amable, que se hizo cargo de ellos. Algunos tuvieron mucho y terminaron quebrando, otros sin tener nada hicieron imperios podemos mencionar a muchos, entre ellos Walt Disney y Charles Chaplin, al respeto de este ultimo no menos importante del primero, aunque hizo cine mudo y comedia también escribió bastante y muy profundo, te dejo un fragmento:
 
A los 9 años aprendí que mi profesora sólo me preguntaba cuando yo no sabía la respuesta.
A los 10, aprendí que era posible estar enamorado de cuatro chicas al mismo tiempo.
A los 12, aprendí que, si tenía problemas en la escuela, los tenía más grandes en casa.
A los 13, aprendí que cuando mi cuarto quedaba del modo que yo quería, mi madre me mandaba a ordenarlo.
A los 15, aprendí que no debía descargar mis frustraciones en mi hermano menor, porque mi padre tenía frustraciones mayores y la mano más pesada.
A los 20, aprendí que los grandes problemas siempre empiezan pequeños.
A los 25, aprendí que nunca debía elogiar la comida de mi madre cuando estaba comiendo algo preparado por mi mujer.
A los 27 aprendí que el título obtenido no era la meta soñada.
A los 28, aprendí que se puede hacer, en un instante, algo que te puede doler la vida entera.
A los 30, aprendí que cuando mi mujer y yo teníamos una noche sin chicos, pasábamos la mayor parte del tiempo hablando de ellos.
A los 33, aprendí que a las mujeres les gusta recibir flores, especialmente sin ningún motivo.
A los 34, aprendí que no se cometen muchos errores con la boca cerrada.
A los 38, aprendí que, siempre que estoy viajando, quisiera estar en casa; y siempre que estoy en casa me gustaría estar viajando.
A los 39, aprendí que puedes saber que tu esposa te ama cuando quedan dos galletas y elige la menor.
A los 42, aprendí que si estás llevando una vida sin fracasos, no estás corriendo los suficientes riesgos.
A los 44, aprendí que puedes hacer a alguien disfrutar el día con solo enviarle una pequeña postal.
A los 47, aprendí que niños y abuelos son aliados naturales.
A los 55, aprendí que es absolutamente imposible tomar vacaciones sin engordar cinco kilos.
A los 63, aprendí que es razonable disfrutar del éxito, pero que no se debe confiar demasiado en él. Y que no puedo cambiar lo que pasó, pero puedo dejarlo atrás.
A los 64, aprendí que la mayoría de las cosas por las cuales me he preocupado, nunca suceden. A los 67, aprendí que si esperas a jubilarte para disfrutar de la vida, esperaste demasiado tiempo.
A los 71, aprendí que nunca se debe ir a la cama sin resolver una pelea.
A los 72, aprendí que, si las cosas van mal, yo no tengo por qué ir con ellas. A los 76, aprendí que envejecer es importante.
A los 91, aprendí que amé menos de lo que hubiera debido.
A los 92, aprendí que todavía tengo mucho para aprender.
 
Siempre estamos aprendiendo algo nuevo, algo lindo, algo digno, como por ejemplo que la paz no se logra si realmente no se está dispuesto a perdonar por ella, entender cual es la verdadera importancia de la familia, de la gente simple, de la vida misma.
 
Que si bien todos tenemos distintas cualidades, capacidades y habilidades, sepamos valorar las que tenemos y podamos ofrecerlas a los demás, y disfrutar con las que otros nos pueden brindar.
 
Saber aceptar nuestras limitaciones y no olvidarnos de nuestras metas, aunque muchas veces parezcan muy lejanas y difíciles. Encaminarse hacia ellas es el primer paso hacia algo que ni siquiera podemos imaginar.
 
Realmente no tiene mucha importancia hasta qué edad vivimos. Lo importante es sentir que no lo hemos hecho en vano.
 
 
Aunque Charles, tuvo una infancia muy triste, no tomo la decisión de vengarse del mundo, al contrario hizo reír a generaciones y generaciones, siempre con su encanto melancólico claro, lo que me lleva al inicio de este post, no importa quien seas, donde te encuentres, lo único importante es tu espíritu, nunca dejes que nadie te arrebate la fe.
 
Si no tienes nada que darles a tus hijos, déjales tus acciones, sino tienes nada que ofrecerles, ofréceles tu cariño, un espíritu fuerte es capaz de afrontar todos los retos.
 
La mamá de Charles, un día enloqueció, desesperada por la pobreza y los niños vivieron de la caridad hasta que fueron llevados a un orfanato, sin embargo él la recuerda con mucho cariño, alguna vez escribió: “Era la mimo más prodigiosa que he visto. De ella aprendí todo, no sólo a traducir emociones con mis manos y la cara, sino también a estudiar el alma humana”.
 
Y en este fragmento la conclusión de lo que les decía, su madre sin tener nada que ofrecerle, le dio lo más valioso, que puede darse “solo lo amo”.
 
Y Charles convirtió ese amor en un imperio. Ahora insatisfecho lector, dirás: “bueno al menos alguien lo amo”, sin embargo podemos mencionar también a José María Sánchez Silva, huérfano desde los diez años, (su padre los abandono y su madre lo dejo huerfanito)  escritor de una de mis narraciones favoritas en todo el mundo “Marcelino Pan y Vino”, entonces me crees ahora?... tu y tu espíritu, hacen la diferencia, quien eres?, quien quieres ser?.... solo depende de ti, de tus decisiones y de tu espíritu!!!.... El espíritu se forja desde niños, dale buenos ejemplos a tus niños, juega con ellos y amalos, amalos, amalos…..
 

jueves, 6 de diciembre de 2012

Los niños y los juegos

Los niños cantan, saltan, sonríen, bailan y juegan; sobretodo juegan, recuerdas cuando jugabas??, bueno yo también, ¿por qué juegan los niños? Bueno, vivencian actividades, se perfilan hacia el futuro, mientras mas juega un niño, más preparado estará para su vida adulta.
 
Recrea y exterioriza sus alegrías y temores, es importante tomarte el tiempo para verlo jugar, la forma como se desenvuelva en el juego, y como coparticipe con sus pares, nos dejará claro cuales son sus fortalezas y debilidades.
 
Deja que el niño se ensucie, que trepe, que tenga mascotas, déjalo explorar y soñar, que invente, cree, la vida es de los soñadores, actualmente se sabe que el principal capital de una empresa, no son las maquinarias o el dinero; es el capital humano, la creatividad humana.
 
Nunca a reprimas a un niño soñador, ingenioso, creativo, proactivo y sobretodo preguntón, da a gracias a Dios si tienes un niño así.
 
 
 
DESCARGA MILES DE CARATULAS EN ESTE SITIO

 

Los niños y los juegos

Los niños cantan, saltan, sonríen, bailan y juegan; sobretodo juegan, recuerdas cuando jugabas??, bueno yo también, ¿por qué juegan los niños? Bueno, vivencian actividades, se perfilan hacia el futuro, mientras mas juega un niño, más preparado estará para su vida adulta.
 
Recrea y exterioriza sus alegrías y temores, es importante tomarte el tiempo para verlo jugar, la forma como se desenvuelva en el juego, y como coparticipe con sus pares, nos dejará claro cuales son sus fortalezas y debilidades.
 
Deja que el niño se ensucie, que trepe, que tenga mascotas, déjalo explorar y soñar, que invente, cree, la vida es de los soñadores, actualmente se sabe que el principal capital de una empresa, no son las maquinarias o el dinero; es el capital humano, la creatividad humana.
 
Nunca a reprimas a un niño soñador, ingenioso, creativo, proactivo y sobretodo preguntón, da a gracias a Dios si tienes un niño así.
 
DESCARGA MILES DE CARATULAS EN ESTE SITIO
 

martes, 4 de diciembre de 2012

DEPORTE OLIMPICO EN LOS NIÑOS


El deporte es la mejor forma de mantener sanos a los niños, lejos de actividades poco productivas, llenos de energía y con gran apetito. Desde pequeñitos podemos acompañar a nuestros niños a sus prácticas deportivas, alentarlos e incentivarlos a que no desistan, ya que la práctica deportiva, fortalecerá no solo sus cuerpos, aún mas su carecer, toda práctica deportiva requiere disciplina y constancia, entrenamiento diario, para el logro de sus metas.

El trabajo en equipo será parte importante de sus vidas; y la ayuda mutua tan natural como respirar; y solo con un poquito de nuestro esfuerzo estaremos logrando mejores personas para el futuro, mejores familias mejores sociedades y un mundo mejor. No puedes saberlo todavía, quizás estés formando a un competidor olímpico; de lo que si puedes tener la certeza es que crecerá siendo todo un campeón.
En la escuela siempre tenemos oportunidad de fomentar el deporte y unirnos a una barra para alentar el talento de nuestros estudiantes, aunque no es la única opción, puedes inscribirlo en clases de karate, natación, tenis, ciclismo, en fin lo mas importante es que se diviertan.



El deporte y los beneficios psicológicos
A nivel emocional, el deporte los forma a los niños, como jóvenes competitivos, los ayuda a fijarse metas, a establecer conductas de liderazgo, fortalecer sus destrezas; los hace más hábiles y con mayor confianza, les ayuda a trabajar en equipo, comunicarse con sus compañeros y de manera general a reforzar su empatía y relaciones sociales. El deporte ayuda a nuestros niños a desarrollar su independencia y autonomía ya que es capaz de dominar su cuerpo y su entorno, como y cuando actuar, además de que se siente valorado por sus amigos y familiares por su desempeño deportivo, a la vez que le da seguridad en sí mismo ya que se sabe capaz de superar retos físicos y de realizar bien ciertos ejercicios y movimientos.

El deporte y los beneficios Físicos
A nivel físico la salud de nuestro hijo y su condición física se vera reforzada, le ayudara a combatir algunas enfermedades, como la obesidad mórbida. Hay que tener en cuenta que el niño está formándose físicamente; su metabolismo cambia, crece. El deporte, le ayudará también en este ámbito. Su constitución física será mejor y el metabolismo cambiará, su nivel de resistencia será mucho más alto.